enoturismo

“Queremos ser un manual wineloverista más que un catálogo audiovisual”

Posted by | DOQ Priorat, Uncategorized, Vi·Moments·Persones | No Comments

IMG_7252

 

“Está fatal, horrible. Es un fenómeno que merecería ser estudiado sociológicamente. En España justo cuando se hacen vinos de calidad, soberbios y a precios increíbles, con recuperación de variedades autóctonas… Es el momento de la historia en que menos vinos se consumen, menos que en Estado Unidos, nos desbanca Canadá un país emergente en el consumo”. Así me respondió por teléfono Carlos Delgado, periodista y crítico de vinos de El País, cuando lo entrevisté hace unos años y le pedí su visión sobre la cultura del vino y los tristes datos de consumo que tenemos en España. Hoy, el periódico en el que colabora semanalmente publicando catas de vinos con “un lenguaje directo que sirva y entiendan los lectores. Saber de vino es beberlo y amarlo. Lo otro es literatura”, es noticia porque incorpora una nueva firma, la del experto en vinos Santiago Rivas, que dará continuidad, con un estilo personalísimo y por lo tanto muy distinto, a las videocatas de Carlos Delgado. Carlos sigue con sus textos, pero abandonó en 2015 el soporte audiovisual.  “No van a valorar lo que digo sino el como lo digo. La expresión de gozo más que la descripción”, contaba Delgado cuando le entrevisté después de estrenar las videocatas en El País. Sus presentaciones destacaban por el rigor, por el conocimiento y por el esmero con la que contaba los vinos. Pero terminaron sin más. Dos años después, el suplemento El Viajero recupera la fórmula audiovisual y le añade algo esencial: el humor en la comunicación. Ha buscado al mejor perfil para encargarse de ello.

Santiago Rivas presentará a partir de ahora la nueva sección Instacatas indicadas para un público quizás no tan experto como el de Carlos (o sí) pero con ganas de acercarse al vino sin complejos ni miedos. Con diversión. Rivas forma parte de Colectivo Decantado desde hace 5 años. Es una plataforma con gran éxito en redes sociales por la manera desenfadada y jocosa con la que presentan los vinos “que me gustan”, matiza Rivas.  Ahora el reto lo tiene en llegar a un público más amplio y conectar con la forma de ver, oler y saborear de su público, a través del nuevo medio. Sin traicionar  sus raíces y siguiendo la misión ya consolidada de Colectivo Decantado: disfrutar del vino, y reírse de y con él. Santiago Rivas no es un rara avis en el mundo del vino, como muchos de los grandes expertos o inspiradores, es autodidacta: “Llevo bebiendo vino de una manera obsesiva desde hace 20 años”, afirma. Seguro que el bagaje acumulado en todo este tiempo es parte de su éxito. También su naturalidad, su calidad humana, y una poca ayuda del entorno comunicativo, pobre, que envuelve hoy al vino. “Casi todos los implicados en divulgar vino no lo hacen muy allá…”, reconocerá. Conversamos con él para saber algo más de lo que se anunció la semana pasada y para saber cómo seduce sin artificios a profesionales y amateurs del vino.

¿Quieres convertirte en un amante del vino, un winelover? ¿Buscas armas para poder defenderte de hipsters y cuñados? Pues bienvenido a tu canal de vídeo ideal: las Instacatas de El Viajero.

IMG_7253

¿Cómo y cuando empieza Colectivo Decantado?
Colectivo Decantado nace de la necesidad que vimos de explicar la cultura del vino de una manera normal, lejos de tecnicismos, con voluntad de ser un contenido de entretenimiento, utilizar el humor. Todo lo demás fue ponerse a ello en un canal que llegara a todo el mundo: las redes sociales.
Aparcar el esnobismo fue el primer objetivo, está claro, ¿ha funcionado el estilo de comunicación que proponéis?
Colectivo Decantado como prosa en Facebook, tiene ya para 5 años pero Instacata, los vídeos, que es nuestro contenido estrella, sí que sólo lleva poco más de dos años.  Estamos muy contentos, nunca imaginamos esta repercusión, la que ya teníamos en Facebook, más colaborar en El Comidista TV, con Mikel Iturriaga, en un medio como La Sexta, en prime time, o ahora en El País. Realmente impensable.
La dimensión que puede darle ahora El País es muy interesante y necesaria para atrapar a nuevos públicos. Entiendo que sumará al contenido convencional que publica el periodista Carlos Delgado.
Lo de El País es llevar nuestra a fiesta a ellos, nos dejan libertad total, es decir, vamos a hacer exactamente lo mismo en cuanto a tono, pero en más grande. Estamos muy contentos.
23795117_541222166211514_8501708712000861127_nIMG_7254

Stranger Things Wine Week. Episode 5. Idus de Vall Llach, 2015, DOQ Priorat. (…) Lo que si es más difícil es hacer un tinto de 15,5º y que esté tan bueno, que no sea un pacharán si no un tinto mediterráneo a base de Cariñena, Merlot y Cabernet Sauvignon con una clase tremenda. Evidentemente está aún joven y el tanino se nota, pero esto con unos añitos (no muchos) va a estar espectacular. Cuesta 40 euros comprobarlo amiguitos”

¿Qué es lo más difícil de comunicar el vino con humor? ¿Dónde están los límites?
Para nosotros comunicar el vino con humor es algo natural, yo no soy muy diferente a como salgo en los vídeos, de hecho en alguna cata “en directo” mucha gente se sorprende cuando ven que esto es así. Ésto también genera que muchos piensen que soy un monologuista y que podría hablar de vinos como de cualquier otra cosa, o que cierto sector del vino al principio no me tomara en serio. El límite del humor es el código penal.
Si un vino es malo… No sale en Instacatas. Te leí afirmar que publicáis los vinos que os gustan.
Sí, todos los vinos de Instacata nos gustan mucho, lo que no quiere decir que no hagamos chistes con su etiqueta, vinificación o estilo… pero el subtexto es positivo siempre. Otra cosa es en nuestros post, casi, diario. Ahí si hablamos de vinos que no nos gustan y, a veces, nuestro humor es algo hiriente, muchos bodegueros se han quejado. En el fondo no queremos ofender, pero es lo que hay. Todo está basado en mi subjetividad e igual que escribo de vinos que me gustan creo que el público, el mío, se merece saber los que no me gustan y sus razones. Eso está por encima de que cualquiera se sienta ofendido. Nunca vamos a ser un contenido cómodo para todo el mundo.
Para irse preparando, ¿qué perfil de vinos aparecerán en las próximas Instacatas?
En esta temporada de debut en El País vamos a ser más concretos, hablaremos de conceptos más que de botellas en particular, que también, pero que vamos a dar menos prioridad a la marca y más al contenido. Queremos ser un manual wineloverista más que un catálogo audiovisual.
Pensé que eras enólogo, pero ya me has aclarado que no. En cualquier caso, ¿te parece que elaborar vino es tan complejo como comunicarlo?
No lo sé, no soy enólogo, no tengo ninguna formación técnica, lo mío es puro empirismo. Llevo bebiendo vino de una manera obsesiva desde hace 20 años. Pero vamos que los enólogos que conozco comunican regular, tampoco es su profesión, aunque casi todos los implicados en divulgar vino no lo hacen muy allá… cuando no es un auténtico desastre. Hay muchos momentos embarazosos y posthumor en este sector, así en general.

“Buscamos generosidad, personalidad, sabor y originalidad en los vinos”

Posted by | DOCa La Rioja | No Comments

7 rostros y un destino: Haro

Empiezo una serie de entrevistas breves con los protagonistas de la segunda edidión de La Cata del Barrio de la Estación que tuvo lugar en septiembre de 2016 en Haro. Una oportunidad única para entender los vinos de la región norte de la DOCa La Rioja y profundizar en aquello que une y a la vez hace distintos a los vinos de un mismo entorno vitivinícola estrechamente vinculado a la vía del tren. Hablamos con todos ellos de Cataluña, La Rioja, la cultura del vino, el enoturismo, la comunicación, el cambio climático y… ¡sus grandes vinos! La iniciativa ha merecido este año pasado el premio International Wine Challenge a la mejor propuesta enoturística.

IMG_8030IMG_8149

(V) Diego Pinilla, Bodegas Bilbaínas ( grupo Codorníu )

Cuando conversamos con Diego Pinilla en la segunda edición de La Cata del Barrio de la Estación ya es público que deja su responsabilidad enológica en Bilbaínas para liderar el proyecto de las 10 bodegas del grupo Codorníu, en sustitución de Arthur O’Connor. Ambos comparten la charla que mantenemos en la recepción de la bodega de Haro y demuestran no sólo que el relevo es natural sino que comparten ideas y proyectos de presente y futuro.

“Tenemos alrededor  de la bodega un patrimonio impagable. Las mejores fincas de La Rioja Alta, 250 hectáreas. Esta es una casa antigua y como enólogo puedes trabajar en distintos frentes y aspectos. El tiempo pasa despacio en La Rioja”, se sincera Diego Pinilla. Reconoce que en los últimos años los vinos han dado un cambio sustancial no sólo en Bilbaínas sino en todo el grupo, fruto del equipo enológico que  lidera cada proyecto. “Llevo 10 años y estoy orgulloso del camino recorrido. Hemos hecho cosas muy originales como el vino blanco de uva tinta, un 100% tempranillo, o el rosado de garnacha… Bilbaínas es un ejemplo del trabajo bien hecho en La Rioja, puede explicar por ejemplo qué es el graciano en su plenitud, con un vino monovarietal en el mercado”.

IMG_7877IMG_7883

Viña Pomal Reserva es el vino más difícil de hacer de los últimos años. El vino no ha cambiado, pero ha cambiado todo. Nos sorprende por su calidad”, advertirá. Diego Pinilla es consciente que entre 2002 y 2010 esta referencia ha dado un giro radical, pero lo han conseguido con una evolución constante. “Es un vino con expectativas. Una marca conocida y con una historia vinculada a la de la bodega, por lo que los cambios se deben de dar con mucho cuidado”, afirmará. Y añade: “Es un buen clásico, con crianza, 100% tempranillo, el vino refleja el paso por barrica, pero no se recuerda por su exceso”.

“Los vinos singulares de Viña Pomal están pensados para públicos nuevos que buscan cosas distintas.  Los vinos más serios expresan la zona, más que el momento de consumo. Hay un nuevo rumbo, siguiendo los estilos bordelés y borgoñés, que es mirar al terruño. Buscamos generosidad, personalidad, sabor y originalidad en los vinos”, explica Pinilla. O’Connor asiente. “El terruño es la herramienta para hacer mejores vinos e incorporar los valores que buscamos también”.

IMG_7878IMG_8143

“En las empresas grandes como Codorníu Raventós no hay otra que arriesgar y arriesgar constantemente. Tenemos una libertad grandísima en este aspecto. La creencia en el viñedo es fundamental. Los vinos han de marcar lo esencial de cada zona. Es algo que compartimos en el ideario de la empresa familiar”, afirma el director enológico del grupo, hasta ahora de Bilbaínas.

“Cataluña es un mercado preferente. Es muy importante, junto con la zona norte de España. La implantación que tenemos es muy importante, y referencias como las de Viña Pomal son muy reconocidas”. Ayudará que la división del cava tenga su sede en Sant Sadurní d’Anoia y que ahora haya iniciado una gran revolución y apuesta por la calidad con Ars Collecta.

 

www.ruthtroyano.cat

“Nos sale de una forma natural, lo de colaborar. Llevábamos 150 años sin hacerlo”

Posted by | Uncategorized | No Comments

 7 rostros y un destino: Haro

Empiezo una serie de entrevistas breves con los protagonistas de la segunda edidión de La Cata del Barrio de la Estación que tuvo lugar en septiembre de 2016 en Haro. Una oportunidad única para entender los vinos de la región norte de la DOCa La Rioja y profundizar en aquello que une y a la vez hace distintos a los vinos de un mismo entorno vitivinícola estrechamente vinculado a la vía del tren. Hablamos con todos ellos de Cataluña, La Rioja, la cultura del vino, el enoturismo, la comunicación, el cambio climático y… ¡sus grandes vinos! La iniciativa ha merecido este año pasado el premio International Wine Challenge a la mejor propuesta enoturística.

IMG_8009IMG_7951

(IV) David Gómez, enólogo y viticultor, codirector de Bodegas Gómez Cruzado

Debo reconocer que los vinos de Bodegas Gómez Cruzado los descubrí en la segunda edición de La Cata del Barrio de la Estación, en Haro. Y ¡qué descubrimiento! “Un equipo joven que defiende el vino fino de La Rioja” se puede leer en su web, donde se recuerda también que sus orígenes se remontan a 1886. Me parece admirable el trabajo que en poco tiempo han realizado David y Juan Antonio Leza, su socio, también enólogo y viticultor. Empiezan en 2008 como asesores y a partir de 2013 deciden también hacerse cargo de la gestión. “Queremos devolver el esplendor que tuvo la bodega hace 50 o 60 años”, cuenta Gómez en el claustro del Hotel Los Agustinos. “Estamos en plena expansión, en la pista de salida. Nuestros vinos tienen un corte clásico pero luego también incorporan algo de nuevo. Tenemos inquietud por crear y queremos desarrollar un proyecto propio. Por lo tanto, el momento actual es de total ebullición”.

Con viñedos en La Rioja Alta y Alavesa y “majuelos” de viñedo viejo en las zonas más altas, Gómez Cruzado desarrolla una viticultura  sostenible y razonada. “Poco podemos hacer más que adaptarnos al cambio climático. Las uvas de garnacha de las zonas más frías nos permiten elaborar tintos muy interesantes, pero siempre estamos explorando zonas nuevas para dar frescura al vino”, explica David Gómez.

IMG_7959IMG_7946

***

“El enoturismo es fundamental. Estamos en una zona donde funciona, tenemos un espacio único, el Barrio de la Estación de Haro, porque es  una especie de polígono industrial del siglo XIX”, cuenta David a propósito de la segunda edición de una cita enoturística de primer orden. “Hemos recibido a más gente de la esperada; hay grandes expectativas en esta cita”. En Gómez Cruzado ya están acostumbrados al enoturismo: “Llevamos tres años con visitas y hemos incrementado en un 10% el número de visitantes”.

***

“Lo tenemos constantemente en mente, lo de incorporar a nuevos públicos, al vino. De hecho ideamos vinos nuevos justamente para ellos, por ejemplo, el Vendimia Seleccionada, que está pensado para jóvenes que buscan la facilidad en beber, fruta roja, cítricos en el caso de los blancos. Luego tenemos vinos como el Pancrudo que también tiene la misma intención. Es algo que las bodegas podemos crear, pero el hábito de consumir vinos no lo hemos promovido en general y eso ha creado grandes problemas. Es importante defender la mediterraneidad del vino. Creemos que se ha favorecido demasiado a la cerveza”. Razón no le falta a David Gómez y cierto es que el perfil de sus vinos sorprende por lo diferentes que son y porque huyen del clasicismo con que se asocia a menudo a La Rioja. Me gustó especialmente la frescura y autenticidad de Montes Obarenes, hasta el punto que en el viaje de vuelta a Barcelona, en tren, compartí una botella con un ingeniero que se interesó por mi viaje a Haro. Me escribió luego un correo que decía así:

I shared the wine you so graciously gave me with some friends in Madrid the same day I flew back home in the USA, two days ago. As agreed, here’s my comment on it: “The wine we tried is the Montes Obarenes from Gómez Cruzado, a Haro-Rioja white. The color is a vibrant golden very pleasant to the eye. By looking at the way the wine hangs from the glass I could tell it is a rather soft and non-dry wine. The surprise was the flavor. My experience with Rioja wines is that they characterize for having accentuated flavor with a lastingly pleasant aftertaste which make them great companions to a good meal. The Montes Obarenes had a surprising soft flavor that reminded me of german wines from the Oppenheimer region but with the difference of having a stronger aftertaste. Such combination makes Montes Obarenes a good wine to enjoy either by itself or together with a meal”
IMG_7955 IMG_7961
***
Para definir el momento actual que vive Bodegas Gómez Cruzado, uno de sus dos pilares cree que el vino que lo define es el Reserva, un monovarietal de tempranillo de viñedos de 30 años y crianza en roble francés y americano al 50%: “Hay cosas más novedosas, pero este vino es la base del proyecto y no queremos perder lo fundamental”.
***
“Exportamos el 50% de la producción, pero el de ahora es un proceso de expansión. En Cataluña estamos con Cuvée 3000 y muy contentos porque se aprecian mucho nuestros vinos allí”, revela con orgullo Gómez. “La cultura del vino es muy diversa en Cataluña y sabemos que los ciudadanos aprecian el vino y consumen también el de otras regiones”, matizará después.
“La bodega ha tratado de mantener la línea clásica pero hay, tenemos, libertad de movimiento. Nos gusta combinar la barrica y el hormigón. Este tipo de vinos abre además la brecha para conocer a más vinos”. Los dos enólogos que encabezan el proyecto saben que deben arriesgar y su complementariedad ayuda. “No es fácil pero es interesante trabajar con vinos en rama. Como enólogo es muy instructivo, y al ser dos con visiones distintas, la mía y la de Juan Antonio, sumamos”, advertirá. La misma colaboración que existe fuera, entre todas las bodegas del Barrio de la Estación: “Nos sale de una forma natural, lo de colaborar. Llevábamos 150 años sin hacerlo y ahora es el momento de resolverlo”, cuenta David Gómez.
La sinceridad de David Gómez es apabullante, también referida a su proyecto: “Llevamos tres años, estamos los que queremos estar, vamos a seguir puliendo las cosas, a ampliar y a buscar clientes y a mejorar siempre los vinos”.

www.ruthtroyano.cat 

“El vino lo debe beber quien lo sabe apreciar y no quien pueda pagarlo”

Posted by | DOCa La Rioja, Uncategorized | No Comments

7 rostros y un destino: Haro

Empiezo una serie de entrevistas breves con los protagonistas de la segunda edidión de La Cata del Barrio de la Estación que tuvo lugar en septiembre de 2016 en Haro. Una oportunidad única para entender los vinos de la región norte de la DOCa La Rioja y profundizar en aquello que une y a la vez hace distintos a los vinos de un mismo entorno vitivinícola estrechamente vinculado a la vía del tren. Hablamos con todos ellos de Cataluña, La Rioja, la cultura del vino, el enoturismo, la comunicación, el cambio climático y… ¡sus grandes vinos! La iniciativa ha merecido este año pasado el premio International Wine Challenge a la mejor propuesta enoturística.

IMG_7859IMG_7965

(IV) María José López de Heredia (Viña Tondonia)

Conversar con María José López de Heredia, gerente de Viña Tondonia, es mucho más que un lujo. Tuvimos la suerte de compartir conversación Ester Bachs y servidora tras la cena de recepción de la segunda edición de La Cata del Barrio de la Estación, en Haro. Entrevista interrumpida constantemente por todo aquél que la veía y que no quería dejar de saludarla. Un mundo de hombres – me di cuenta de ello entre tantos saludos – que la admiran y la cortejan des del punto de vista enológico. A pesar de ello, la intensidad de la entrevista es total y María José es capaz de hilvanar respuestas con preguntas y viceversa. Parece que tiene todo el tiempo del mundo… Pero no. Es que sabe estar, conversar y profundizar hasta en lo más íntimo. Está dispuesta a comunicar lo que vive y siente. “Los atardeceres en La Rioja tienen mucho de africanos”, advertirá. Una luz potente que se adivina también en su rostro, en su mirada… Inquietud, determinación y elegancia.

“Tenemos que contar la historia de 140 años. Ahora estamos en la cuarta generación. Mi padre falleció cuando tenía 86 años… Pero no se irá nunca. Creo que no se van, cuando está la empresa familiar se quedan en ella… los fantasmas”, suelta de inicio. Y confiesa: “La tristeza es muy dura, cuesta recuperar la energía, somos 4 hermanos y 3 trabajamos en la bodega. Estamos prácticamente todos involucrados. Y ahora empezamos a estar en paz. Lo espiritual es tan importante como el día a día”. Misticismo y magia en sus declaraciones, como cuando uno se adentra en la bodega y el paso del tiempo le acaricia los hombros entre el olor a vino y moho.

Después de crisis, cambios y trabajo duro, Maria José cree que Viña Tondonia está ahora recogiendo sus frutos. “Hacemos lo mismo de siempre. Recuperando la energía que nos ha fallado con la muerte de nuestro padre, pero los vinos son un reflejo nuestro. Ahora estamos en un buen momento. Los clásicos están de moda. Y cuando no lo están, como los blancos de la Rioja o los Gran Reserva en su momento, tenemos que luchar mucho para darlo a conocer”, cuenta sin tapujos. “Soy una mujer quijotesca, amante de las causas perdidas. Y ahora me toca luchar por los tintos. Basta que falte algo para que se valore, en el mundo del vino”, añadirá. Me sorprende su sinceridad y rotundez. No nos conocemos pero se abre de par en par. Recuerda que en Catalunya el programa televisivo “En clau de vi” con Josep Roca la hizo archiconocida. Tanto es así que en las visitas enoturísticas con las que coincide, los clientes catalanes se lo recuerdan.

IMG_8111 IMG_8129

“En nuestro proyecto, ilusión nunca ha faltado. Ha habido mucha gente involucrada empezando por el bisabuelo que nunca vio el proyecto terminado. Mi padre siempre decía: tienes que terminar un proyecto empezado. Y es muy gratificando cuando lo culminas. En 10 años, celebraremos el 150 aniversario. No me gusta envejecer, aunque el aniversario de la bodega me encanta. Vamos a dejar las cosas bien hechas para la quinta generación”, cuenta la gerente de Viña Tondonia, sin olvidar nunca los orígenes y las raíces y pensando a la vez en que quizás sus sobrinos podrán o querrán hacerse cargo del proyecto enológico en el futuro.

A lo largo de 140 años, las generaciones de los López de Heredia se han consagrado al propósito de conseguir unos vinos excepcionales, obras maestras de artesanía y refinamiento, susceptibles de emular a los más famosos del mundo; un anhelo que el fundador de la bodega, don Rafael López de Heredia y Landeta, definió, en el siglo XIX, como el “Rioja Supremo”.

 

Tengo claro que sólo se puede aprender de los mayores“, cuenta María José López de Heredia. “Hecho de menos mis viñas, las necesito físicamente. Estar en La Rioja, en el campo. Es donde recuperas la energía y puedes tomar decisiones. Leo ensayos, literatura buena, los clásicos, Catón, los romanos… Por defecto y por necesidad también”. Detalla sus aficiones culturales, las que la nutren, además del vino. “Mi ioga es la lectura. Lo mejor es no hacer nada por necesidad. Leí hace poco a Saramago. Leer no es un paso ligero, es un trabajo. Me sirve para tomar decisiones…”. Lo de la literatura para aprender, reflexionar y decidir me parece tan necesario en los tiempos que corren, pero hay más: “El próximo reto es tener un edificio para el archivo documental. Y estoy leyendo cartas de pedidos a Filipinas, de falsificaciones de vinos, leo a mi bisabuelo y a mi padre… Estoy documentando también el espíritu”. El archivo es una disciplina para los López de Heredia: “Antes trabajaban muy bien. Me enriquece leerlo, es la mejor educación recibida”, sentenciará María José.

***

“La Rioja vive un momento dorado desde que me incorporé a la bodega. Pero hay mucho trabajo de fondo, como dije antes. Mi padre siempre nos recordaba No te preocupes de vender sino de cobrar“.

***

“Hoy se bebe diferente. El vino es cultura. Está, existe… Y sin descanso debemos darlo a conocer. Pero los jóvenes consumen diferente. Hay que enseñar a beber vino. Y a disfrutarlo”.

***

IMG_8130IMG_7967

“Antes se bebía más tinto porque el agua estaba en mal estado, no era siempre potable. El vino es un vaso dilatador. En España el consumo es bajo, en Burdeos sin embargo está de moda y en Haro es un pueblo donde se bebe, y bien. Pero es cierto que no conseguimos el objetivo. El vino lo debe beber quien lo sabe apreciar, no quien pueda pagarlo“, advertirá y con toda razón María José López de Heredia. Añade a continuación que “quien quiera beber buen vino tiene que luchar para permitirse el lujo”.

***

“Hay que trabajar para que se considere alimento. El vino tiene vitaminas, minerales. Debemos beberlo poco y cada día. Un consumo moderado es bueno, como buen alimento que es. En mi niñez, en mi casa, tomar Tondonia era estar en casa. Y ahora buscamos lo mismo”, comenta la también directora general. Un perfil que sea honesto con el terruño, las variedades y la ética y responsabilidad que les dejaron padre, abuelo y bisabuelo.

***

“En Cataluña tenemos el 50% de nuestras ventas. Es un mercado importante, el catalán, y fino. Igual que la zona norte de España. También son importantes aunque no en volumen los gallegos, cántabros, guipuzcoanos y riojanos que de forma natural han consumido nuestros vinos”, matizará para hablar de mercados. Los conoce puesto que su cargo de directora comercial le hace viajar, conocer y contrastar.

***

“Nuestra familia ha sido siempre austera por convicción. No podemos vivir de otra manera”

***

Le preguntamos por un vino que pueda simbolizar el momento por el que pasa la bodega familiar López de Heredia y siente que todos. “Quizás sería un tinto. Es el que regalo. Es único. Mi bisabuelo quería hacer de él el Rioja Supremo. Hace 140 años la aristocracia bebía vino francés, era símbolo de alta calidad y elegancia. Los que tenían contactos diplomáticos e idiomas podían acceder a ellos. Era un vino especial el que creamos. Mi abuelo celebraba cualquier cosa con un Tondonia. Creo que cuando lo tenemos disponible – el vino también – no le damos valor; cuando no está, entonces sí”.

***

“Me hubiera gustado vivir en la finca que da origen al  Tondonia Reserva. Mi padre se hacía llamar viñólogo. En las generaciones de después todos hemos cursado enología y otros estudios superiores, yo por ejemplo, derecho . Tondonia era también su finca favorita. Es elegancia y finura. Los grandes reservas demuestran la filosofía de la empresa. Mi bisabuelo ya quería que el Tondonia reserva envejeciera muchos años. Y de aquí que fuera y sea un vino especial. Andamos ahora por la añada 2004 en el mercado, 12 años de evejecimiento…”

***

La conversación podría alargarse  in eternum porque María José lo pone fácil además de interesante. Pero no hay tiempo para más. “La Rioja tiene unos atarcederes mágicos… Soy de disfrutar y no de grabar. Tenemos atardeceres africanos y cielos épicos”, suspirará.

www.ruthtroyano.cat

 

 

 

“El vino es rico en matices pero debemos hacer que el lenguaje sea asequible”

Posted by | DOCa La Rioja, Uncategorized | No Comments

7 rostros y un destino: Haro

Empiezo una serie de entrevistas breves con los protagonistas de la segunda edidión de La Cata del Barrio de la Estación que tuvo lugar en septiembre de 2016 en Haro. Una oportunidad única para entender los vinos de la región norte de la DOCa La Rioja y profundizar en aquello que une y a la vez hace distintos a los vinos de un mismo entorno vitivinícola estrechamente vinculado a la vía del tren. Hablamos con todos ellos de Cataluña, La Rioja, la cultura del vino, el enoturismo, la comunicación, el cambio climático y… ¡sus grandes vinos! La iniciativa ha merecido este año pasado el premio International Wine Challenge a la mejor propuesta enoturística.

 

(II) Eduardo Muga. Bodegas MUGA

IMG_7944IMG_8081

“En Haro estamos desarrollando viticultura de quinta generación. En Muga la historia comienza con nuestro abuelo en 1932. En nuestra trayectoria y misión está la calidad multiplicada por tres. La obsesión ha sido invertir en el viñedo en los últimos 20 años”, cuenta Eduardo Muga, responsable financiero de la bodega. “Mi padre y mi tío se dedicaron a trabajar el mercado nacional y con la tercera generación hemos apostado por nuevos métodos en el viñedo y la bodega, y por la exportación”. La conversación transcurre en la sala de crianza de Muga, silenciosa, durante la jornada de profesionales de La Cata del Barrio de la Estación. El día después, volveré al mismo espacio, y el recogimiento es algarabía. El enoturismo llena de curiosos, aficionados y nuevos profesionales un espacio con encanto, todos ansían catar los vinos de Muga.

“No hemos querido nunca ser inmovilistas  a pesar que nuestro método es tradicional en la elaboración. La máxima es mantener y mejorar. Todo en madera siempre, aunque no nos hemos cerrado a probar cosas nuevas porque el espíritu de innovación va con nosotros”, advierte uno de los hermanos Muga. “Tenemos una tonelería propia y somos de los pocos en el país en conservar el oficio. Además tenemos cubero y tonelero. Jesús lleva con nosotros más de 30 años y para nosotros es un activo importante que además crea escuela con un equipo de cuatro profesionales”.  Ahora que los vinos se buscan desnudos, sin la contundencia del roble que en otros tiempos la crítica adulaba, los Muga saben como trabajarlo: “Tener tonelero nos permite también seleccionar la madera. Viajar a los bosques, lo hacen mis primos, y aquí realizamos los secados, el tostado… Tener el manejo del roble es una gran herramienta para que te sirva y le saques al vino lo que quieras”, reconoce Eduardo. “Nuestro vino no está marcado, buscamos siempre la finura y en el proceso trabajamos con métodos más costosos pero menos agresivos”.

“Tradición y modernidad nos definen bien. Hay un estilo clásico en Prado Enea, es un vino sabio e interesante, fruto de los mejores viñedos… En el Selección Especial hay un corte más moderno. Al final lo importante es que son vinos con seña y alma de La Rioja pero con cuatro estilos distintos. Somos 4 hermanos distintos también, pero con una visión en común que es la calidad cristalina”.

IMG_8085

 

“Nuestro objetivo es ser presentes en los mejores sitos. Ahora estamos en 70 mercados distintos, siendo EEUU el principal mercado de la exportación. Pero el mercado nacional es donde se queda la mitad de la producción. Por esto un evento como La Cata del Barrio de la Estación nos interesa especialmente. Vendemos calidad, fruta, vinos para beber y tenemos ganas siempre de comunicar lo que hay detrás, el paisaje, los viñedos que trabajó el abuelo… El enoturismo es un elemento de comunicación total. Un lazo de unión con amigos con el vino“. Eduardo Muga es un conversador nato. A pesar de su agenda apretada de entrevistas, se muestra paciente y relajado. Sujeta la copa de vino en una de sus manos y gesticula ligeramente con la otra.

***

“Para combatir el cambio climático  en Muga tenemos viñedos en altitud y en zonas frescas. Es algo que ya hemos constatado. La altura es una garantía y de cara al futuro  aún lo será más. Habrá que contar con  zonas distintas para nuevas viñas”, avanza recordando que su tío les recordaba a menudo que las vendimias de hace 40 años eran mucho más tardías.

Por otra parte, Bodegas Muga ha incorporado la sostenibilidad en su estrategia empresarial; una realidad que está en la agenda global y que la familia trata de  ”optimizar con cada tratamiento”. La bodega es consciente del reto que tiene el planeta por delante.

IMG_8077IMG_7935

***

“Desde siempre tengo el recuerdo de mi tío y mi padre de abrir las puertas de la bodega. Hace ya 30 años no era tan natural, pero siempre hemos estado orgullosos de lo que somos y de lo que tenemos. La mejor manera de dar a conocer es que vengan aquí. Yo estoy constantemente en el extranjero e, independientemente del sol, les invito a todos a conocer los vinos e invertir en medios para que conozcan los procesos, para que estemos en contacto en nuestra tierra, para abrirles botellas al lado del viñedo. Hay que ser cercano y didáctico”, cuenta Eduardo Muga, consciente de que el trabajo enológico debe comunicarse más y mejor, y ahora también con un pié en las redes sociales.

***

Ganarse a los jóvenes para Muga es también un reto. “Hacerlo fácil y atractivo es la clave. El vino es rico en matices pero debemos hacer que el lenguaje sea asequible. Acercarnos a nuevos públicos de manera divertida. Formamos parte con distintas bodegas de la Fundación para la cultura del vino y este es un lazo de unión con la sociedad que vamos a cuidar mucho. Eduardo Muga, por sus responsabilidades y por haber vivido en el extranjero, conoce muy mucho como se relacionan fuera con el vino. Reconoce que “en otros países como EEUU y Asia, los jóvenes consideran el vino como algo interesante y esto es lo que nos falta aquí. Los asiáticos que no tienen cultura del vino están ahora muy interesados por ello y para nosotros es muy estimulante verlo”.

***

Madrid y Barcelona son dos mercados naturales para Bodegas Muga. “Desde siempre hemos tenido clientes que buscan la calidad de los vinos y las cosas buenas. Y tenemos un mercado importante en las dos capitales porque hay en ambas una elevada cultura del vino “, reconoce Eduardo. En Muga reconocen que son de la cultura del ensamblaje, a la búsqueda siempre de vinos con estructura y acidez. “Las buscamos expresamente”, añadirá. Y cierto es que “la concentración tánica es única, pero siempre con finura”.

***

Más sobre Muga

www.ruthtroyano.cat

“Son vinos de unión de distintos pagos”

Posted by | DOCa La Rioja, Uncategorized | No Comments

Siete rostros y un destino: Haro

(I) Agustín Santolaya (Bodegas RODA)

Empiezo una serie de entrevistas breves con los protagonistas de la segunda edidión de La Cata del Barrio de la Estación que tuvo lugar en septiembre de 2016 en Haro. Una oportunidad única para entender los vinos de la región norte de la DOCa La Rioja y profundizar en aquello que une y a la vez hace distintos a los vinos de un mismo entorno vitivinícola estrechamente vinculado a la vía del tren. Hablamos con todos ellos de Cataluña, La Rioja, la cultura del vino, el enoturismo, la comunicación, el cambio climático y… ¡sus grandes vinos! La iniciativa ha merecido este año pasado el premio International Wine Challenge a la mejor propuesta enoturística.

IMG_7838 IMG_7844

Agustín Santolaya en un gentelman. Enólogo y director general de Bodegas RODA, atiende con atención y maestría a mis preguntas a pesar de las mil y una atenciones que merecen colegas y conocidos que se le acercan un jueves por la noche,  en La Rioja Alta donde se celebra la cena de bienvenida de la segunda edición de La Cata del Barrio de la Estación. “Vivimos un momento de plenitud“, responderá diligente a mi primera pregunta. Y se nota. “Pasamos unos años para encontrarnos, allá por el 1987,  y para saber hacia donde iba el proyecto. En el 91 se construye la bodega, en el 92 cerramos el equipo técnico actual. Ahora estamos en 300.000 botellas, pero somos muy jóvenes aún, nuestro primer vino tiene 20 años,”.

***

Dedicados no sólo al viñedo, sino también al olivar en Mallorca con la marca Aubocassa (arbequina + picual), en Bodegas RODA saben lo que implica esperar a ver los resultados de un cultivo mediterráneo siendo respetuosos no sólo con el entorno natural sino también con el paso del tiempo.  ”Barcelona es una ciudad espectacular gastronómicamente hablando. Hay mucha innovación, una gran concentración de estrellas Michelin. Es una referencia absoluta, siempre nos hemos sentidos muy bien acogidos allí y nuestros vinos son muy aceptados”, afirmará.

***

“El 7% de nuestro presupuesto está destinado a la investigación. Desde que tenemos beneficios, un porcentaje de la cuenta de resultados lo destinamos a invertir en el futuro. En el 98 arrancamos viñedos viejos para nuevas plantaciones, hemos recogido mucha información genética sobre la uva tempranillo; tenemos 550 morfotipos plantados…”, cuenta Santolaya cuando le pido como afrontan el cambio climático. “Estamos en un proyecto de segunda generación, buscando una família de pies de viña capaz de afrontar el cambio climático. La naturaleza da soluciones a los problemas y lo confirmaremos con el tempranillo”, resuelve satisfecho.

***

IMG_7873 IMG_8112

“La comunicación siempre ha sido importante para el vino. Y el enoturismo en concreto es una llave maravillosa para acercarnos al consumidor. Hemos reunido en Haro a 11.000 personas, gente aficionada al vino… Y tenemos todo el tiempo para ellos, es la mejor forma de descubrirles nuestro proyecto, nuestros vinos e ideas”, cuenta a propósito de La Cata de la Estación. “Las empresas que invierten en enoturismo tienen capacidad de generar muchísimos sitios de trabajo. En Haro tenemos la mayor concentración urbana de bodegas centenarias. Y cada una es totalmente distinta a la otra pero compartimos el mismo ecosistema. Somos diferentes y complementarios. Son vinos de unión de distintos pagos. Hay cosas clásicas y antiguas como Tondonia, modernas como Gómez Cruzado, clásicos de los 90 con elegancia y finura como el 890 de La Rioja Alta…”, sigue relatando el enólogo de RODA. Me agrada que cite a sus colegas y que reconozca sus cualidades sin rasgarse las vestiduras.

***

“La cultura del vino es una asignatura pendiente  n este país que el sector tiene que meditar. Hemos alejado al consumidor joven por el lenguaje, por no querer lo de los padres, por saber que la cerveza es más fácil… Hay un grave problema que debemos afrontar conjuntamente. El enoturismo puede ayudar en este sentido, hacer que los jóvenes se acerquen a los proyectos de vino. Llevamos muchos años elaborando en este país y me maravilla que en otros países los jóvenes tomen vino en horas distintas”, reflexiona en voz alta Agustín Santolaya. Cree que hace falta “buscar un aumento del consumo entre horas, más allá de la comida, recuperar el trago de noche… Cada vez tenemos más vinos que pueden competir con los cócteles y salir airosos. Lo vamos a conseguir seguro, pero hemos perdido una generación”, dice con cierta pesadumbre.

IMG_8121 IMG_8122

***

“La salida de Artadi de la denominación de origen es una gran pérdida porque elaboran algunos de los mejores vinos de la DOc La Rioja, pero tengo un respeto absoluto por la decisión tomada y me une una buena amistad con ellos. Creo, ciertamente, que hay un problema cuando caben vinos de 100 euros y 1 euro en el mismo paraguas, hay que cambiar cosas. Tratar de estratificar de alguna manera. Hacerlo sin prisas y dando pasos para que las bodegas de un perfil como el nuestro nos encontremos cómodos”. Se agradece la franqueza de Santolaya y más aún en una conversación exprés.

Le pido para terminar que recomiende un vino de Bodegas RODA para entender la madurez y el buen momento por el que pasan. Es rápido y convincente:

Nos reconoceréis en RODA I. Es donde está el paisaje de nuestra zona en estado puro. Hay una parte más negra que es de los tempranillos. Es un vino longevo y para celebrar. Si tuviéramos que hacerlo con un vino más fresco, sería sin duda un Sela“.

www.ruthtroyano.cat

“Apuesto por un lenguaje más emocional para el vino, es mucho más universal”

Posted by | Uncategorized | No Comments
El vino es una parte esencial de nuestra cultura y forma de vida. Además, contribuye activamente a mantener nuestro patrimonio histórico y natural.
La_Niña_en _el_viñedo

Si lo dijera él, podría parecer demasiado pretencioso, pero yo sí que me atrevo a afirmarlo: Este libro debería de ser de lectura obligada en todas las escuelas del país. En los últimos tiempos hemos asistido -y con qué ilusión- al nacimiento de distintas publicaciones sobre  cultura del vino escritas para los más pequeños: Elisenda Guiu y su El Raïm InquietLa Verema de Montserrat Balada… que han ido acompañadas de lecturas y representaciones en bodegas y bibliotecas de Cataluña. Ahora se añade al cuerpo editorial  La Aventura del Vino, del periodista, editor y escritor, Federico Oldenburg, con ilustraciones imprescindibles de María Rubio, licenciada en Bellas Artes. Es el primer libro de una trilogía orientada a contar “el gran secreto del vino” en España a niños y jóvenes. En ella, se pone el acento en el valor del paisaje, en las costumbres, en la dinamización económica, en el legado histórico y en las personas que pacientemente se dedican al cultivo de la vid y a la elaboración del vino. Redactado con un estilo claro y conciso, se permite ciertas concesiones poéticas – “el lenguaje emocional es mucho más universal”, afirmará en la entrevista Oldenburg. Y me permito rescatar de sus páginas un bello fragmento referido a las hojas de la cepa: “No sólo son el vestido de la vid: son el órgano más importante de la planta, permiten que esta transpire y saque buen provecho de los rayos de sol. Como si fueran nuestros pulmones, y nuestra piel, ¡todo al mismo tiempo!“.

Especialista como es en el sector del vino, Federico Oldenburg se permite también alzar la voz en defensa de la tipicidad de la uva, algo que el sector reivindica hoy como nunca: “El gusto del vino no sólo tiene que ver con la variedad de la uva, si no con el lugar donde ésta se cultiva. Por eso es imposible encontrar dos vinos iguales a lo ancho y a lo largo del mundo“.

Advierte Oldenburg que en este libro lo más complicado ha sido “contar” el vino a los más pequeños sin aburrir con tecnicismos. Creo que los adultos podemos aprender mucho también en estas páginas repletas de recordatorios, actividades didácticas y anotaciones históricas que a veces nos bailan. A lo largo de 13 capítulos el periodista desgrana todas las interioridades del vino y termina por enumerar a los más pequeños los motivos por los que se ama el vino, no sin antes recordar que “¡Somos los campeones mundiales en viñedos plantados!“. De ahí la necesidad de conectar con las nuevas generaciones, que serán los futuros consumidores. Esperemos que la lectura les haga reflexionar de mayores y les permita exhibir con más orgullo que nosotros el consumo de vino por persona y año.

 

La idea de publicar “La aventura del vino” intuyo que nace de la necesidad…

 

La idea de “contar” el vino a los niños surgió de un encuentro que tuvimos con Enrique Valero, director general de Abadía Retuerta, en mi primera visita a la bodega, en octubre del 2014. Enrique me contó su idea de abrir Abadía Retuerta a los colegios, para que los niños puedan visitar sus instalaciones y me planteó la necesidad de crear un soporte narrativo que enriqueciera esa experiencia, ampliando el conocimiento del vino desde una perspectiva cultural, ecológica y económica. Su propuesta me atrajo muchísimo, de modo que a los pocos días le presenté el proyecto que hoy comienza a hacerse realidad con la publicación de “La aventura del vino” y que contempla dos libros más, destinados a niños un poco más mayores. El primer libro está concebido para niños de entre 6 y 10 años; el segundo, de 10 a 13 y el tercero, de 13 a 17.

 

Los niños y jóvenes que serán los consumidores de vino del futuro. Está claro que la cultura del vino la tenemos que remontar entre todos, pero ¿Qué papel juegan ellos? 

 

Algunos niños de hoy serán consumidores de vino en el futuro, no todos ellos. Ya se sabe que en España, durante las últimas décadas, el vino ha ido perdiendo consumidores. Este libro nace también de la necesidad de cubrir un vacío: la falta de información que reciben los niños sobre el vino, ya no como bebida, sino como un elemento fundamental de la cultura de este país, y también de su paisaje y de su economía. “La aventura del vino” es el aporte que hacemos junto con Abadía Retuerta para paliar esta ausencia.

 

Me atrevo a decir que debería ser de consulta obligada en las escuelas.

 

¡No me atrevo a exigir tanta atención! Me conformo con que los padres y los docentes lo tengan en cuenta, para animar a los futuros adultos a interesarse por el vino. 

El libro está escrito de forma clara y sencilla para la comprensión de los más pequeños, aún así hay guiños y pasajes literarios como el del valor de las hojas. Fácil no habrá sido contar todo lo que sabes para un público distinto al que te diriges habitualmente.
Desde luego, el mayor desafío que para mi supone este proyecto es encontrar el lenguaje preciso para que los niños comprendan lo que les estoy contando, así como un desarrollo narrativo lo suficientemente atractivo como para que no se aburran y mantengan el interés hasta el final del libro. Además, como hay tres libros con tres niveles de lenguaje distintos, este desafío también se multiplica por tres. 
PORTADA (2)Federico Oldenburg © Massimiliano Polles

 

Es importante que los niños sepan lo que es el vino, cuál es su historia y su trascendencia, aunque no vayan a beberlo. Tengo tres hijos, la mayor es casi adulta y la menor tiene apenas 4 años; siempre les he contado cuentos e historias, lo que me ha dado la experiencia para poder escribir este libro de tal manera que quienes lo lean no sólo aprendan, sino también se diviertan

 

¿Con qué capítulos estás más satisfecho y por qué?

 

Probablemente lo más difícil de todo ha sido explicar a los más pequeños los aspectos técnicos de la vinificación, ya que la descripción de la fermentación, el papel de las levaduras, etc., es un “rollo” para cualquier niño. Pero creo que he salido airoso, como puede verse en el capítulo 8: “…Y el mosto se hizo vino”. Aunque el capítulo que más me llena de orgullo es el número 5, “El paisaje del vino contado por un pájaro”, en el que recurro a un cambio de narrador, para ponerme en la piel (¡o en las plumas!) de un herrerillo.

 

La ilustración que acompaña al texto es genial. Delicadeza y elegancia en los trazos, con mucho atractivo visual. Es sin duda necesario atendiendo al público al que se dirije, ¿verdad?

 

En un libro como “La aventura del vino” las ilustraciones tienen un papel importantísimo. Y es evidente que María Rubio ha hecho un gran trabajo. Así también como Espartaco Martínez, responsable del diseño y la maquetación.

 

Como experto en el sector el vino, ¿cómo vives por una parte su grandeza en nuestro país  y por otra la triste cifra del consumo por cápita y año? 

 

Es evidente que el vino español ha experimentado un gran salto cualitativo en las últimas décadas, por lo que el descenso en el consumo por cápita nos obliga a reflexionar sobre las razones que han hecho que las nuevas generaciones se alejen de un producto tan enraizado en nuestra cultura. 

Vendimia_ilustración

 

¿Y qué es lo que urge para invertir la tendencia actual?

 

Hay que acercar el vino a la gente, prescindiendo de mensajes crípticos y elitistas; también es necesario encontrar un lenguaje que resulte más próximo y comprensible para comunicar el vino. Por ejemplo: los descriptores que la mayor parte de las guías y críticos del vino emplean en sus catas como caballo de batalla han perdido ya su significado, porque se han convertido en latiguillos que, además, remiten a una experiencia sensorial individual, que es difícilmente extrapolable a otras personas. Lo que a mí me huele a lichi, a otro le puede oler a cierta flor (sobre todo, si nunca ha olido un lichi fresco). Por eso, cuando hablamos de vinos yo apuesto por evitar las referencias sensoriales y utilizar un lenguaje más emocional, que al fin y al cabo es mucho más universal. 

 

Dónde comprar el libro

Riberach – Bélesta La Frontière ( vinyes al peu del Canigó )

Posted by | Uncategorized | No Comments

 ”C’est un petit pays à l’allure très digne/ Où sagement rangée se prélasse la vigne/ Sous le regard hautain et cependant très doux/ D’un tout petit géant qu’on nomme Canigou” Jean Cayrol

 

image1image4

 

Bélesta de La Frontière (Llanguedoc- Rosselló) és un petit poble medieval que torna a situar-se al mapa de la Catalunya Nord amb la recuperació d’una antiga cooperativa d’elaboració de vi reconvertida a hotel, restaurant, celler, spa i molt més. A dues hores de Barcelona amb TGV  inclosa la ruta en cotxe de poc més de 30 minuts des de Perpinyà. No és d’estranyar que sigui l’hereu d’un tros de vinya del poble rossellonenc qui hagi decidit submergir-se en aquesta aventura.

Luc decided to set up the Riberach wine estate with three friends. Then Karin bought the building and startet to completely rebuild it with Luc. Her dream? Create a genuine hotel-restaurant-contemporary wine cellar concept based around gourmet tourism” s’explica als visitants. “L’originalitat està en tornar als orígens” deia Gaudí referint-se a la natura com a punt d’inspiració i de respecte cap allò que hem heredat. I al peu de la lletra s’ho han pres a Bélesta. L’antic celler acull ara un equipament enoturístic de quatre estrelles on tot té un sentit especial: l’espai del restaurant és l’antiga sala de premsar el raïm – en donen fe les fotografies que pengen a les parets-, les tines de ciment són habitacions – wine vats, en diuen- el forjat que sosté el sostre és original, i s’ha obert un gran finestral per emmarcar el paisatge rural que és un dels valors de l’espai… Tot és confortable malgrat que es manté l’esperit industrial de la construcció. Es guarda l’essència de les formes tant com es conserva la corba dels ceps de carinyena vella que en poques setmanes veremaran. L’avi d’en Luc conreava vinya a peu del Canigó, a Bélesta, i feia temps el nét rumiava a tornar-hi amb la seva companya. Tots dos són arquitectes de professió, però el paisatge del Rosselló els ha captivat i aquí han volgut fixar també arrels, personals i professionals.

 

image3 image7

 

Luc Richard y Karin Puringher són els artífexs d’aquest espai que visitem en un dia de forta tramuntana, el que demostra que no només és patrimoni de l’Empordà. A pocs quilòmetres de la costa francesa i del mar Mediterrani, envoltat de vinyes i amb l’emblema del Canigó de fons, Riberach és un complex enogastronòmic que s’ha apuntat a la moda de l’slow food, però no per necessitat sinó per  convenciment. Cada habitació (o suite) té un disseny especial que busca la comoditat del visitant i no hi falta l’ampolla de vi Riberach de 50 cl per donar la benvinguda. S’han pensat tots els detalls i s’ha imposat en tots els espais la tendència “eco-friendly”. Un dels atractius principals de l’exterior és la piscina d’aigua natural, un sistema alemany desenvolupat fa 20 anys però totalment innovador a França. Consisteix a filtrar i purificar l’aigua a través de la vegetació. A l’interior, sorprèn l’spa d’atmosfera exòtica i oriental amb possibilitat de gaudir d’un hammam, absolutament imprescindible quan es viatja a Marràquetx o Essaouira.

image5 image6 image9

On probablement més es demostra el Km 0 és a la cuina. El restaurant Le Cooperative de Laurent Lemal  prepara exquisits plats mediterranis, creatius, gourmet i innovadors des de l’any 2009. La proposta del dia D és realment reveladora:

Red Mist 2015

Tomatoes of Laurent’s garden/ Burrata/ Parmesan cheese / Wild Strawberry/ Basel

***

Baudroie de petite pêche de Méditerranée

Monkfish from Mediterranean sea/ Leek/ Liquorice/ Sweet breads

***

Souvenir de montagne

Mountain’s memory/ Raspberries/ Polenta/ Grilled peppers/ Wild Coriander

IMG_8113 IMG_8116

Els menús s’actualitzen un o dos cops per setmana  i Lemal té clar que ha de ser “a testimony to all the little local producers, to the confidence and admiration he shows them“. Els àpats tenen qui els harmonitzi amb el vi, amb les referències de Riberach principalment. Al restaurant és possible beure vins a copes de tot el Rosselló. I la carta treballada per un sommelier que és a la sala indica que hi ha “wines from around here a lovely range of Roussillon wines, small states who prefer to produce not only organically but also biodynamically“. La biodinàmica també ha seduït aquest petit celler rossellonenc i en aquesta pràctica s’ha submergit l’enòleg que busca un marcat accent de l’acidesa per donar desimboltura als vins. El cargol és el traçat pictòric que unifica la imatge de tots els vins i la contraetiqueta de tots els vins, que són IGP Côtes Catalanes, ressalta que han estat produïts emprant l’agroecologia amb la idea de preservar els equilibris naturals i la biodiversitat de l’entorn, apostant per la sostenibilitat i fomentant la fertilitat dels sòls alhora que s’han tingut en compte com no podia ser d’altra manera les varietats indígenes. Vins interessants, fàcils de beure, que trenquen el tòpic de l’elevat cost dels vins francesos (si pensem en Borgonya i Bordeus) i estan, al mateix temps, aliniats amb la qualitat.

El celler és un edifici adjacent al restaurant-hotel  i disposa d’una botiga de vins on es poden trobar nombroses referències de la Catalunya Nord que, en canvi, costa molt comprar a Catalunya. L’edifici de 1925 que s’alça davant del castell-museu prehistòric de Bélesta, ha recuperat la vida després d’estar anys en desús. I ha fet recuperar també l’atractiu a una regió que no només pot exhibir el moviment slow i la vinya sinó també el ric patrimoni arquitectònic com els dòlmens i les marques de les antigues fronteres entre els regnes de la corona catalano-aragonesa i França. Domaine Riberach elabora vins naturals en la seva forma més pura amb un equip que lideren dos enòlegs, un viticultor i dos comercials. Garnatxa, syrah, carinyena i macabeu, varietats del Rosselló que es vinifiquen en cupatge per obtenir Thèse, Antithèse, Hypothèse i Synthèse… En total quatre vins negres (“to write home about”), tres blancs (“to think about”) i dos rosats. Són vins francs i sincers amb el territori i el convenciment ecològic dels elaboradors. La “boutique” de vins proposa descobrir fins a 30 projectes de viticultura  orgànica, biodinàmica i natural, com també productes de la regió com l’oli d’oliva VE, la mel, el safrà, la sal i patès… Un univers de proximitat que adverteix el visitant: “The best wine is the one you make yourself!”.

image12 image13

En ple segle XXI, aquesta cooperativa que va ser un referent al XX busca ser descoberta entre el públic català per la proximitat i l’interès creixent pel món del vi i l’enoturisme que es demostra a Catalunya amb la seva riquesa, diversitat i qualitat. L’ecologia, que és a la base de tot el complex de Riberach, ja atrau turisme francès i dels països nòrdics però el repte ara és mirar al sud i passar del 10% al 25% de turisme de l’Estat espanyol i català, a mitjà termini. El TGV en facilita la descoberta i la connexió, ja sigui com a destinació final o per fer parada en una de les rutes més somiades, la que acaba a París. Si s’agafa el tren d’alta velocitat a Barcelona a un quart de 10 de matí, a quarts de 4 de la tarda ja s’arriba a la Gare du Nord. Fer una parada a Bélesta és reconfortant i plaent per afrontar la intensitat de la cité.

IMG_8162 IMG_8172

 

Té a esquerra les cendroses, vitíferes Corberes que al Pirineu, com branques, se pugen a empeltar, a dreta les florídes, granítiques Alberes; lo Rosselló és un are de dues cordilleres que té per corda el mar. És una irnmensa lira que en eixa platja estesa vessanta d’harmonies deixá algun déu marí, lo Canigó és lo pom, les cordes que el cerc besa són los tres ríus que ronquen lliscant per la devesa, lo lec, la Tet, l’Aglí. Jacint Verdaguer

 

IMG_8158image11

 

Come to Bélesta la Frontière

Hotel- Spa – Wine Cellar – Restaurant

2A, Route de Caladroy 66720 Bélestao

www.riberach.com

hotel@riberach.com

cave@riberach.com

www.ruthtroyano.cat

Necessites serveis de comunicació i turisme enològic?
Contacta amb mi!

Ús de galetes

Aquest web utilitza galetes perquè tinguis una millor experiència com a usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment i la teva acceptació a la nostra política de galetes. Més informació

ACEPTAR